viernes, 30 de mayo de 2014

Necesidades nutricionales específicas

Últimamente parece que está experimentando un auge importante la alimentación natural para nuestras mascotas. Cada vez encontramos más productos que nos presentan alternativas al pienso (comida deshidratada, congelada, etc.) e incluso muchos propietarios se animan a preparar ellos mismos la comida para sus peludos amigos. Sin embargo, todavía existen muchas dudas en este tema y una de ellas es la repercusión que tiene el factor de la raza en las necesidades nutricionales. ¿Importa que nuestro perro sea un Shiba, un Caniche o un Alaskan Malamute? Hoy conocemos una curiosa investigación sobre este tema.

Los estudios de William D. Cusick enfocan una visión particular: el autor tiene claro que la raza importa en la configuración de una dieta correcta para nuestra mascota. Cusick cree que las necesidades nutricionales puede ser diferentes al igual que las características físicas y psíquicas de cada raza. Cada raza de perro es muy diferente a otras, hay perros que no mudan y otros que tienen mudas muy agresivas varias veces al año, razas con una construcción ósea fuerte y otros fina, diferentes niveles de energía, perros de doble capa, perro sin pelo, razas gigantes, razas toy, etc. Además hay que tener en cuenta que cada raza se desarrolló en un zona geográfica diferente y por lo tanto se expusieron a dietas diferentes, al igual que nosotros los humanos.

Según el autor, la comida debe contener: por una parte, fuentes de nutrientes similares a los encontrados en el medio natural de los ancestros de la raza; y por otra, el balance adecuado de nutrientes que coinciden con los requerimientos específicos de la raza, aquellos que son transmitidos por sus antepasados.

La investigación de Cusick cataloga al Shiba Inu como un perro de caza menor por lo que, posiblemente, parte de su dieta la componía carne de esas pequeñas presas como pájaros o liebres. Esta carne se mezclaba con arroz, con algún tubérculo similar a la patata dulce, verduras verdes y repollo. Basándose en esto, el autor recomienda elaborar una dieta para el Shiba que contenga carne de aves de corral, cordero, pescado blanco y arroz. También recomienda evitar en su alimentación productos como el maíz, la patata blanca, pulpa de remolacha o el aguacate. 

Como hemos dicho al principio, en la nutrición canina todavía hay muchas dudas sin resolver y quizá la investigación de Cusick no arroje demasiada luz sobre el tema, pero sí que nos puede llevar a reflexionar sobre una idea que no parece tan descabellada: ¿la raza puede tener alguna incidencia en la configuración de una dieta?

Aquí podrás leer más sobre las investigaciones de William D. Cusick: http://www.wdcusick.com/



Fuentes:
“Canine Nutrition and Choosing the Best Food for Your Breed of Dog by William D. Cusick”
William D. Cusick (1990)
“Meeting the Nutritional Needs of Your Breed of Dog”
William D. Cusick (1997)
Imagen: Tokio Insider

0 comentarios :

Publicar un comentario