martes, 15 de abril de 2014

Tendencias actuales en el Shiba en Europa

Inevitablemente de un continente a otro los estándares de la raza pueden ser interpretados de formas diferentes, incluso pueden existir pequeñas divergencias en el propio contenido de estas normas. Pero si nos tenemos que fijar algún referente en la cría del Shiba, sin duda deberíamos acudir a la cuna de la raza: Japón.

Desde hace algún tiempo se percibe una tendencia entre algunos criadores europeos a mostrar perros de aspecto muy pesado. En los rings europeos vemos perros con las patas demasiado cortas, pechos muy profundos y estructuras en forma de cuadrado, cuando entre la altura a la cruz y la longitud del perro debería existir una relación de 10:11. Recordemos que el Shiba era un cazador y, por lo tanto, es un perro que debe dar la sensación de ser capaz de moverse rápido de un momento a otro, con pasos ágiles y elásticos. Sin embargo muchos de estos perros transmiten una sensación de pesadez. Junto a esta tendencia también se observan hocicos excesivamente cortos y orejas demasiado pequeñas. Casi parece que muchos criadores europeos se inclinan por un Shiba con aspecto de "oso de peluche", cuando la esencia de este pequeño perro japonés dista mucho de esta concepción.

Además hay una cuestión muy importante para los japoneses que es la proporción, el equilibrio. Esto tiene que ver con que las partes del cuerpo se integren adecuadamente en un conjunto armonioso, lo que se manifiesta en una adecuada relación entre las partes del cuerpo del perro (la cabeza, el cuello, el tronco y las patas). Al igual que la cabeza, que debe ser en sí misma proporcionada, debe haber equilibrio entre la frente, el hocico, los ojos, las orejas y las mejillas, que son el marco del rostro.

Os dejamos dos vídeos de dos campeones NIPPO: el primero es Koujinryu Go Tosa Kuroshiosou, ganador de la raza en la Gran Nacional de 2010 y la segunda es Saikosho Meinanno Hana, ganadora de la más reciente Gran Nacional en 2013. En estos vídeos se puede observar la correcta estructura de un macho y de una hembra de Shiba. El Shiba no debe tener aspecto de un oso de peluche como parece que se está tendiendo con estos cuerpos excesivamente compactos. Recordemos que una de sus cualidades intrínsecas es el denominado "soboku", que se refiere a la belleza natural, sin artificios ni pomposidad.

  

Además, podemos comprobar otro aspecto fundamental al que los jueces japoneses dan una gran importancia, que son las diferencias sexuales: el macho ha de mostrar masculinidad; su estructura ósea es más gruesa que en la hembra,  su cabeza es más robusta, con las mejillas bien desarrolladas, el hocico más grueso y fuerte y muestra una expresión que transmite fuerza.


Sin embargo, la cabeza y el cuerpo de la hembra son más estrechos. Su estructura inspira la sensación de una ligereza elegante pero firme y la expresión de sus ojos, sin dejar de tener esa fuerza enigmática de la raza, muestra más dulzura y feminidad. Además las hembras pueden ser un poco más largas con respecto a los machos. En estos dos ejemplares, que son dos grandes exponentes de la raza, se aprecian claramente estas diferencias.

2 comentarios :

  1. Buen Articulo.
    Otra cosa que se ve claramente en los vídeos y que no se aplica, por lo menos en España, es la colocación de la correa. Como se ve, los japoneses colocan la correa casi a 45º, mientras la tendencia aquí es ir a los 90º

    ResponderEliminar
  2. Sí. Y esa costumbre deforma mucho las cabezas de los perros. Gracias :)

    ResponderEliminar